fbpx
Rellenos: Resina, Cerómero o Porcelana

La odontología holística es aquella que contempla la boca y los dientes como un reflejo de la totalidad del individuo. Con ella se puede relacionar el estado de la cavidad bucal con el resto del cuerpo, los hábitos e, incluso, las emociones del paciente. Muchas veces se trata de un concepto malinterpretado y asociado con la medicina alternativa, aunque visto al detalle resulta interesante.

De hecho, muchas enfermedades y trastornos de salud manifiestan síntomas en la cavidad oral y viceversa. Ahí entra en juego la experiencia y los conocimientos de un odontólogo holístico, que será capaz de relacionar uno con otro y requerir las pruebas que sean necesarias para descartar, diagnosticar o tratar un problema de salud.

La Odontología Neurofocal es la que se realiza teniendo en cuenta la relación de los dientes con el sistema nervioso y los demás órganos del cuerpo humano. Los dientes están relacionados con todo el organismo.

Los médicos necesitan que los odontólogos eliminen todos estos tóxicos de la boca de los pacientes, cambiándolos por materiales de mejor comportamiento biológico, ya que muchos tratamientos por ello ejecutados fracasan por la presencia de dichas interferencias.

Amalgamas: Alternativa de alto riesgo. La organización Mundial de la Salud demostró que una sola amalgama puede liberar 7 micrones de mercurio al día ocasionando problemas físicos y mentales principalmente. El hecho de tener varias amalgamas en boca hace que se produzca electrogalvanismo (iones eléctricos cargados) los que viajan al interior del cuerpo ocasionando desarreglos en la unidad vital. Estas son razones muy importantes para que el Odontólogo Neurofocal reemplace este material por resinas, ionómeros de vidrio o porcelana que son materiales más compatibles con la SALUD del paciente y además son estéticos. Autor: REVISTA DE LA ASOCIACION DE ODONTOLOGIA RESTAURADORA Y BIOMATERIALES – NUCLEO GUAYAS www.aorybg.com

Como se trata con Procaína:
La terapia neural por acción de la procaína, permite que en el cuerpo se reactiven las funciones alteradas del sistema nervioso, del tejido conjuntivo, de las membranas celulares y de las enzimas; de este modo, es posible que todo vuelva —por el trabajo del propio cuerpo— a la normalidad, aliviando y  curando muchas enfermedades.

Debemos tomar muy en cuenta, que la mayor parte de las células de nuestro organismo tienen un potencial bioeléctrico de -70mv (menos 70 milivoltios).  Cuando este potencial bioeléctrico disminuye, nuestras células se vuelven como la batería descargada de un coche, que por más que se intente, no arranca.  La procaína por ser un «d i e l é c t r i c o» de 290mv  recarga las células y ya pueden arrancar, es decir, la procaína al repolarizar o restablecer el potencial bioeléctrico o potencial eléctrico celular, estabiliza a las membranas de las células (las capas que envuelven a las células), interrumpe o elimina los reflejos patológicos o anormales del sistema nervioso vegetativo y lo reactiva, es decir, el cuerpo recupera el funcionamiento adecuado de su sistema nervioso que es el que dirige y comanda las actividades y el funcionamiento de nuestro organismo.  Además, elimina los campos interferentes (une los cables), y el tejido conectivo retoma sus actividades normales, de esta manera sus células pluripotenciales o células madres vuelven a elaborar todos los elementos celulares que el cuerpo necesita para auto-curarse, (se despierta el médico que llevamos en nuestro interior).

En el momento en que la procaína estabiliza las membranas celulares que estaban despolarizadas, las enzimas que se encuentran en el interior de estas células se reactivan y ya están capacitadas, nuevamente,  para cumplir adecuadamente sus funciones.

Llámanos para agendar tu cita al 2360-0963, será un gusto atenderte.